Rectificación presidencial sobre Iguala, Guerrero

Eduardo Ibarra Aguirre

Hasta que la masacre de Iguala, Guerrero, cometida el 26 de septiembre “conmocionó al mundo”, para decirlo en palabras de Amnistía Internacional, el titular del Ejecutivo fijó desde Palacio Nacional una posición comprometida, dejando atrás el errático mensaje de la “debilidad institucional” en Guerrero y el llamado que hizo al gobierno de Ángel Aguirre a que asumiera sus obligaciones, el pasado 2 de octubre, en un intento por deslindarse de los gravísimos sucesos. Y lo hizo desde Coacalco, estado de México, municipio conurbado al Distrito Federal y que padece una crisis de inseguridad, sin contar con el fusilamiento castrense de los 21 adolescentes y jóvenes en Tlatlaya, el pasado 30 de junio.

Enhorabuena que Enrique Peña Nieto produjo un viraje en su posición inicial y asume las responsabilidades que le corresponden. Él lo explicó así:

“Al igual que la sociedad mexicana, como presidente de la República me encuentro profundamente indignado y consternado ante la información que ha venido dándose a lo largo del fin de semana. Lamento de manera muy particular la violencia que se ha dado y, sobre todo, que sean jóvenes estudiantes los que hayan resultado afectados y violentados en sus derechos en el municipio de Iguala. La sociedad mexicana, los familiares de los jóvenes, lamentablemente, que se encuentran desaparecidos, demandan, con toda razón, el esclarecimiento de los hechos y que se haga justicia, que se encuentre a los responsables de estos hechos y que no quepa aquí impunidad alguna.”

Claro el reconocimiento implícito de que la tardía reacción presidencial, pero más vale tarde que nunca, obedece al clamor que circula por la aldea global, aunque la Comisión Nacional de los Derechos Humanos y su presidente  lo hicieron cuatro días después de que la Comisión Interamericana de Derechos Humanos solicitó al Estado mexicano la adopción de medidas cautelares a favor de los estudiantes de la Normal Rural de Ayotzinapa.  Quizá porque Raúl Plascencia está atareado buscando la reelección.

Lo principal del pronunciamiento de Peña es la instrucción dada  al gabinete de seguridad “para que actuemos en el marco de nuestras atribuciones y podamos contribuir al debido esclarecimiento de estos hechos, a dar con los responsables y aplicar la ley de manera estricta. En el estado de derecho no cabe, ante estos hechos de violencia que se han suscitado, no cabe el más mínimo resquicio para la impunidad.” Un compromiso de esta naturaleza no debió esperar 10 días en una investigación ministerial donde las primeras 72 horas son claves. Ni siquiera en el país donde 93.8 de cada 100 delitos permanecen impunes.

Mas la tardanza no es privativa del presidente. El gobernador dejó pasar cuatro días antes de pedir el desafuero del alcalde de Iguala, José Luis Abarca Velázquez, y el secretario de Gobernación que actuó en forma oportuna y ejemplar frente a las demandas del movimiento del Politécnico, afirmaba que la masacre era “un asunto local”.

Omisiones que datan de mayo de 2013, en que fueron ignoradas las denuncias ministeriales sobre los vínculos de Abarca con Guerreros Unidos, grupo que envalentonado exige “liberen a los 22 policías” involucrados en la matanza “o aténganse a las consecuencias”.

La negativa de la Procuraduría guerrerense a investigar el secuestro y asesinato  de los activistas Arturo Hernández Cardona, Félix Rafael Banderas Román y Ángel Román Ramírez, presuntamente cometidos por sicarios de Abarca Velázquez, así como la abstención de la Procuraduría General de la República a iniciar una averiguación previa por delincuencia organizada, es preciso que formen parte del trabajo de las corporaciones federales instruidas por Peña Nieto.
Acuse de recibo
Laura Cervantes corrige la plana a Guerrero: Fosas, protestas y raja política (6-X-14): “Claro que los perredistas tienen sus razones para proceder contra Aguirre Rivero por los asesinatos del 26 de septiembre, pero ¿también dirá Ángel Aguirre de la CIDH que quiere sacar ‘raja política’?”…  Eduardo Daniel Jiménez González agrega: “Este laberinto hediondo de políticos regordetes apesta, pues demuestran mediocridad, insensibilidad e ineficacia para liderar este lastimado país. Sangre, sangre corre, nadie está a salvo y se está provocando una intervención más contundente del Norte”… Y el Partido Encuentro Social propone: “Ante (la) ingobernabilidad en Guerrero, nos pronunciamos a favor de un Comisionado Especial que garantice de una manera amplia la estabilidad en la entidad, sabemos que esta decisión permitirá a la población del estado de Guerrero regresar a sus actividades cotidianas, y reduzca (sic) los índices de criminalidad en la entidad.” Temprano muestran el cobre estos señores que buscan lo que los michoacanos llaman “el virrey” y que tiene las cárceles llenas de autodefensas que no se plegaron a sus intereses… En tanto que los agraviados y organismos solidarios convocan a marchar del Ángel al Zócalo el miércoles a las 16 horas.

Related posts

El siglo del control de las masas

El siglo del control de las masas

Por Raúl Zibechi En la historia, cada tipo de opresión ha sido respondida con nuevas estrategias Desde que los sectores populares desbordaron los centros de encierro y de ese modo neutralizaron las sociedades disciplinarias, el gran desorden social que sobrevino impulsó la búsqueda...

Burocracia y derechos ciudadanos

Burocracia y derechos ciudadanos

Antonio Lorca Siero Los derechos ciudadanos, que quedaron definidos como un avance de las masas al amparo de la revolución burguesa -lo que no es de todo exacto, por cuanto a quien beneficiaban era a los propios burgueses y sólo de rebote al resto del llamado tercer estado-  continúan...

Negación y Aceptación

Negación y Aceptación

Para Apiavirtual Nino Gallegos México, en el país de las sombras espectrales, está en dos zonas de confort: la de la vida (y) la de la muerte, la de la negación y la de la aceptación, con o sin ejecutar la Ley de Seguridad Interior. Ahora, la gente y los demás, los otros y nosotros...