Empresas extranjeras arrebatan las tierras a los pobres en África

Empresarios acaparan, por cientos de miles de hectáreas, las tierras más ricas de África. Desplazan a decenas de miles de familias pobres con la ayuda de los “corruptos y proneoliberales gobiernos” de la región. Los terratenientes explotan minerales, productos agropecuarios y madera

Harare, Zimbabue. Una nueva lucha se libra en África. Las elites políticas y las empresas extranjeras expulsan a los habitantes pobres de sus hogares a medida que se apoderan de grandes extensiones de tierra en todo el Continente, denuncian activistas.

“Nuestros antepasados protestaron… cuando los colonialistas se apoderaron de sus tierras hace más de 1 siglo; pero hoy la historia se repite, ya que nuestros propios líderes políticos y compatriotas ricos están saqueando la tierra”, afirmó Claris Madhuku, director de la Plataforma por el Desarrollo de la Juventud (PYD, por su sigla en inglés), una organización no gubernamental (ONG) de Zimbabue.

El activista Owen Dliwayo, de la Red de Acción Diálogo Juvenil, otra ONG de Zimbabue, sostiene que las empresas trasnacionales tienen la culpa de la apropiación de las tierras que aqueja a la mayoría de los países africanos.

“Le puedo dar el ejemplo del proyecto de combustible de etanol en Chisumbanje, aquí en Chipinge”, en el Sureste del país, indica.

“El proyecto resultó en el desplazamiento de miles de aldeanos para allanar el camino para una plantación de azúcar” mediante la liberación de “miles de hectáreas de tierra para… la producción de etanol”, explica Dliwayo a Inter Press Service (IPS).

La plantación de caña de azúcar de 40 mil hectáreas, que comenzó en 2008, desplazó a más de 1 mil 754 familias, según PYD.

Hace 15 años, Zimbabue aplicó un controvertido plan de reforma agraria para resolver los desequilibrios en la tenencia de la tierra heredados de la época colonial.

Decir que naciones africanas como Zimbabue resolvieron el problema de la tierra es faltar a la verdad porque la tierra… confiscada a los agricultores blancos fue repartida entre las elites políticas a costa de… los campesinos”, denuncia Terry Mutsvanga, un reconocido activista de los derechos humanos, en diálogo con IPS.

“La confiscación de las tierras en África ayudó a perpetuar desigualdades económicas similares a los desequilibrios económicos de la época colonial”, agrega.

En 2010, el servicio de noticias ZimOnline informó que unos 2 mil 200 zimbabuenses negros pertenecientes a la elite del país controlan casi 40 por ciento de las 14 millones de hectáreas de tierras confiscadas a los granjeros blancos, y que el presidente Robert Mugabe y su familia poseen 14 fincas con una extensión de 16 mil hectáreas, al menos.

En Uganda sucede un patrón de desigualdad similar, según un informe realizado en 2011 por Joshua Zake, coordinador del Grupo de Trabajo Forestal de la organización Alerta Ambiental.

La sospecha de la presencia subterránea de petróleo y otros recursos minerales fomenta el acaparamiento de las tierras en África, y especialmente en Uganda, como sucedió en los distritos ugandeses de Amuru y Bulisa, según Zake. Lo mismo se aplica en Zimbabue, donde el gobierno desplazó a más de 800 familias de la localidad de Chiadzwa, en la oriental provincia de Manicaland, tras el descubrimiento de diamantes en la zona en 2005.

Pero la apropiación de tierras también se produce en el ámbito urbano, según urbanizadores privados africanos.

“Existe una gran demanda de tierras para la construcción de viviendas en los pueblos y las ciudades de África, debida a la fuerte migración rural”, explica Etuna Nujoma, un empresario inmobiliario de Windhoek, la capital de Namibia.

“Los ricos y los poderosos, así como los políticos corruptos, se aprovechan de la demanda de la tierra y… suelen repartirse los terrenos urbanos entre ellos para su reventa a precios exorbitantes a costa de los pobres”, sostiene.

En estas circunstancias, en 2014, un grupo de habitantes de asentamientos informales en las afueras del balneario costero de Swakopmund, en Namibia, ocuparon terrenos municipales.

Mientras tanto, en Mozambique los pobres están perdiendo la partida frente a los inversionistas extranjeros a pesar de que en ese país no existe la propiedad privada de la tierra.

La Constitución mozambiqueña establece que el Estado es el único propietario de la tierra y de sus recursos derivados; pero las leyes otorgan a los particulares el derecho al usufructo y al beneficio de las tierras, aunque no tienen un título formal.

Una encuesta realizada en 2014 por la Unión Nacional de Agricultores de Mozambique reveló que en el país se producía una apropiación de tierras al estilo colonial, ya que empresas con vínculos políticos confiscaban a los agricultores cientos de miles de hectáreas de tierras de cultivo.

Según GRAIN, una organización internacional que apoya a los pequeños agricultores y los campesinos del Norte de Mozambique, tienen dificultades para mantener sus tierras a medida que compañías extranjeras se instalan con sus agronegocios a gran escala.

A los mozambiqueños se les dice que estos proyectos les traerán beneficios, pero ésa no es la opinión de César Guebuza y otros campesinos.

“Las inversiones agrícolas de las empresas extranjeras no nos han beneficiado. En cambio, perdimos las tierras ante estas empresas que invierten aquí y nos tratan como extranjeros en nuestra propia tierra”, comenta Guebuza a IPS.

“El gobierno de Mozambique es conocido por ponerse del lado de los inversionistas extranjeros, que ahora ocupan grandes extensiones de tierra para su propio uso, mientras que los campesinos locales pierden las suyas, que son su derecho de nacimiento”, subraya Kingston Nyakurukwa, un economista independiente de Zimbabue.

Este año, la organización humanitaria ActionAid Tanzania indicó que, a través de la Unión Europea y Estados Unidos, la Nueva Alianza para la Seguridad Alimentaria y la Nutrición planea invertir unos 8 mil 200 millones de dólares en el desarrollo agrícola de África. Sin embargo, estas iniciativas empresariales les quitarán a los africanos su dinero bien ganado, cuando compren los productos agrícolas, asegura Nyakurukwa.

Del mismo modo, en Nigeria, Mozambique y Tanzania, los pequeños agricultores son desplazados de sus tierras con el fin de liberarlas para las plantaciones de caña de azúcar, arroz y otros cultivos destinados a la exportación, con el respaldo del dinero de la Nueva Alianza, según ActionAid Tanzania.

En ese lugar, las grandes inversiones podrían gradualmente dejar a los campesinos sin tierra.

“El dinero de los inversores parece estar empujándonos de nuestras tierras aquí en Tanzania, ya que a nadie se le ofreció la posibilidad de elegir si quiere ser reubicado o no porque, a la fuerza, se nos ofrece dinero o tierras de reasentamiento”, dice el campesino Moses Malunguja.

 

Jeffrey Moyo*/IPS

*Traducción de Álvaro Queiruga

Related posts

República Centroafricana, la crisis humana olvidada por los medios

República Centroafricana, la crisis humana olvidada por los medios

El diario.es   La crisis de la República Centroafricana se está convirtiendo en la mayor emergencia humanitaria olvidada de nuestro tiempo. (Claire Bourgeois Coordinadora humanitaria de la ONU en RCA) Cuando, en marzo de 2013, el grupo armado Seleka entró en Bangui, la capital de la...

La lucha contra la ola de expropiaciones de tierras tras una crisis alimentaria global

La lucha contra la ola de expropiaciones de tierras tras una crisis alimentaria global

Boaventura Monjane - Los elevados precios de los alimentos y la necesidad de energías renovables alternativas como los agrocombustibles han desencadenado la nueva ola de expropiaciones de tierras en África del Sur - Las comunidades locales afectadas, sobre todo en el campo, han organizado todo...

Huelga general en Sudáfrica: Miles de trabajadorxs se unen

Huelga general en Sudáfrica: Miles de trabajadorxs se unen

Por Prensa Latina Protestan contra la corrupción y en reclamo de mejores condiciones de vida para la clase obrera Miles de trabajadores que lucían camisas rojas participaron este miercoles en una huelga convocada por el Congreso de los Sindicatos de Sudáfrica (Cosatu) en protesta por...