Balada para una niña citadina (POEMA)

 

La poeta chiapaneca, Mirtha Luz Pérez Robledo, madre de Nadia, le escribió este poema:

“Balada para una niña citadina

a Nadia Dominique,
la mujer…
que soy

Se están volviendo margaritas los huesos de la niña
Que se consume como una lámpara olvidada

Una piel transparente la seduce
Para bordar en sus cabellos los pétalos de muerte

Y mis manos quietas no la tocan
Y mis ojos tristes no la miran
Y mi alma inerte no la siente

Se están volviendo secos los ojos de la madre
Que se consume como una lámpara olvidada

Una piel transparente se le escapa
Para bordar en sus cabellos el llanto de la muerte

No te vayas de mí niña de azúcar
A deshacerte entre la piel del llanto
No te vayas de mí pájara libre
Hacia el páramo frío de la ausencia

Entre tus venas danza mi silencio
Y hay un sonido mío en tus palabras

No te vayas de mí niña de azúcar
A plantar margaritas en tus huesos

No me dejes sin tus ojos
Ciega
No me dejes sin tu voz
Silente
No me dejes sin tu luz
A oscuras
No me dejes sin tu piel
Desnuda
No me dejes sin ti
Niña de azúcar”

Related posts

La Resistencia: Mensaje encontrado luego de tres puntos suspensivos

La Resistencia: Mensaje encontrado luego de tres puntos suspensivos

  Por Jorge Alsur / Red Latina sin fronteras porque todo está perdido -y puntos suspensivos- hay que salvar la rebeldía porque todo está perdido hay que salvar la indignación porque todo está perdido hay que salvar la dignidad porque todo está...

Urge exigir la libertad de 5 compañeros de Chablekal

Urge exigir la libertad de 5 compañeros de Chablekal

ALERTA! ¡¡ACCIÓN URGENTE!!! Compañeras, compañeros: Estamos conmovidas y conmovidos con la solidaridad y el abrazo de todas, de todos. Nuestra enorme gratitud y una petición URGENTE: URGE EXIGIR LA LIBERTAD DE 5 COMPAÑEROS de Chablekal que fueron detenidos arbitraria e ilegalmente y se...

Un mes sin Berta. Un mes con Berta

Un mes sin Berta. Un mes con Berta

Por Claudia Korol   Un mes sin Berta. Un mes con Berta. Nos levantamos en distintos rincones del planeta, y decimos: “Todas somos Berta”. En distintos idiomas repetimos: “¡Berta vive! ¡La lucha sigue!”. Y mientras tanto… la suprema injusticia sigue tejiendo...