Suspirar del viento

 

Por Cristóbal León Campos

Cambiar asusta, dejar viejos pensamientos o costumbres arraigadas por los años es difícil. Reconocer que el viento suspira diferente en nuestra vida, admitir que las estaciones transitan y nosotros con ellas provoca temor.

El soplar del viento, su frío roce o la fresca y cálida caricia, nos habla de las estaciones y de cómo las cosas cambian, indican el tiempo que vivimos, todo se transforma, a veces de manera irreversible por sucesos inesperados u otras veces por nuestras propias acciones, ante ambas posibilidades, debemos estar dispuestos a enfrentar los retos que ello presupone.

Cambiar asusta, dejar viejos pensamientos o costumbres arraigadas por los años es difícil. Reconocer que el viento suspira diferente en nuestra vida, admitir que las estaciones transitan y nosotros con ellas provoca temor. Evolucionar es normal, es inherente a la naturaleza humana, sin embargo, no siempre estamos dispuestos a admitirlo, no aceptamos que es tiempo de seguir. El deshojar de los árboles o el florecer multicolor de la naturaleza, son señales poco percibidas en muchas ocasiones, nos justificamos, nos aferramos a viejas ilusiones, a pasadas épocas. A veces seguimos esperando cumplir alguna meta, algún plan que diseñamos en el pasado y que no fuimos capaces de llevar a cabo, pero que en realidad ya no es útil o de nuestro interés, simplemente lo mantenemos ahí, como si fuera obligación, se convierte en un lastre que nos detiene, nos arraiga, es incluso, un lugar seguro a pesar de que ni siquiera exista.

Todos tenemos sueños inconclusos, algunos no fueron posibles por circunstancias ajenas y forzosas, de ellos debemos aprender y reconocer que no todo se puede o se podrá, hay cosas que de verdad no se logran, y eso, no justifica sentirnos menos o pensar que hemos fallado, simplemente hay que aprender a dejar ir. Hay otros sueños que no cumplimos por falta de organización, de compromiso, por idealizar pero no materializar, por desidia y apatía, de esos sueños, es necesario ser autoreflexivos, analizar nuestras fallas, reconocer que somos nosotros los únicos capaces de cumplirlos, pero también, somos quienes nos detenemos e impedimos realizarlos, solemos ser nuestro propio limite y nuestras propias barreras. En ambos casos, no se trata de renunciar, esa no es la solución, hay que valorar si es un sueño aún vigente, si aún nos ilusiona, si genera ese deseo de bienestar que perseguimos todos los seres humanos. Nada tiene de malo cambiar, los sueños son una parte de nosotros y también pueden modificarse, rectificarse o dejarse atrás para poder continuar, lo importante, es nunca dejar de sentir el suspiro del viento.

A diferencia de la naturaleza, la vida humana tiene una sola estación, tiene sus periodos, pero es una línea del tiempo inmodificable, no hay forma de retroceder en ella, tiene fijo su camino, de nosotros depende la manera en la que transitamos. No tiene ningún sentido postergar los sueños o seguir arrastrando ilusiones rotas, no vale para nuestra felicidad decir que en la próxima estación iniciaremos la construcción de las utopías personales, no hay diferencia, lo que si hay, es el riesgo de nunca hacerlos realidad, cada año llega el invierno y, después de él la primavera, pero los seres humanos tenemos sólo un invierno, no hay más primaveras, el viento sopla para nosotros permanentemente. Vivir de la melancolía es ocioso, pero también muy cómodo. No tiene sentido añorar sin luchar, perseguir los sueños es un reto, es un camino complicado en muchas formas, pero morir de nada es todavía más desesperante.

Reconfigurarnos, repensarnos, evolucionar es necesario, y ahí, es donde solemos encontrar las mayores tempestades, donde se refugia la costumbre y el miedo. Hay fuertes vientos en la vida, son suspiros mayores, de ruptura, son esos los que nos permiten seguir, conocernos y valorarnos. Todos nos hemos conformado según nuestros pensamientos y acciones, hemos configurado nuestra personalidad, estamos compuestos de ilusiones, todos suspiramos por alguna utopía personal, tenemos esperanza en el interior, aunque la resguardamos de los otros, pues tememos ser lastimados, nos asusta se conozcan nuestros deseos, crecemos esperando el reconocimiento del otro, cuando somos nosotros mismos los únicos capaces de darnos el valor justo, cada quien debe seguir su camino en libertad.

Afrontar los cambios y perseguir los sueños nos hace humanos, sintamos el suspirar del viento, mientras perseguimos sueños.

Related posts

Dante y Maquiavelo

Dante y Maquiavelo

Antonio Gramsci El Viejo Topo     Nota de edición: Tal día como ayer [22 de enero] de 1891 nacía en el pueblecito sardo de Ales Antonio Gramsci. Su noción de práctica integraba todos los planos del pensamiento y de la conducta. Su obra resiste a la contingencia y permanece...

Dar placer, su objetivo vital y artístico

Dar placer, su objetivo vital y artístico

Luis Carlos Muñoz Sarmiento   La vida es maravillosa… si no se le tiene miedo. Sin haber conocido la miseria, es imposible valorar el lujo. Más que maquinaria necesitamos humanidad, y más que inteligencia, amabilidad y cortesía. Fui perseguido y desterrado, pero mi único credo...

Historia de la violencia de clases en Estados Unidos hasta 1934

Historia de la violencia de clases en Estados Unidos hasta 1934

Jesús Aller Louis Adamic nació en 1898 en Eslovenia, que era por entonces una provincia del Imperio Austro-Húngaro, y emigró muy joven a los Estados Unidos, tras pasar por la cárcel con trece años por su militancia nacionalista. En la “tierra de los libres” trabaja como obrero hasta que...