Libros de combate libertario

Por Iñaki Urdanibia

El Anti-pedagogo

Aviso para posibles / imposibles lectores: quienes pretendan hallar un breviario de lindas jaculatorias con frasecitas para uso guay, aquellos que busquen pildoritas de nada homeopática, no tienen en la obra de Pedro García Olivo la adecuada. Esta es una potente sacudida, es un tratamiento de choque, un bestial ( si es que hay alguno que no lo sea) electroshock que remueve las consolidadas ideas recibidas, karaoke ambiente mediante, produciendo coraje, combatividad o des/ánimo. Antes de entrar déjese el más común de los sentidos de un lado, pues entramos en unas enfurecidas páginas que se balancean entre seamos realistas pidamos lo imposible y el soy nihilista y pandestructor de Bakunin/Netchaiev ( tanto monta)

Una vez demostrado, qué descanso, que no soy traidor, ya que el que avisa…, entro en materia Diré de entrada que me permito recurrir al título que encabeza este comentario, de claros resabios deleuze-guattarianos y sus personajes conceptuales( propuesto por Gilles Boudinet en paralelo al anti-Edipo ), con serias dudas ya que la obra que he leído supera por todas las esquinas el aspecto meramente educacional, ya que embiste contra éste al incluirlo en un nivel institucional que no hace sino fortalecer el estado de cosas reinante. Las escuelas como mecanismos de doma / domesticación con su cohorte de profesores, orientadores e inspectores, que se esfuerzan en lograr el fortalecimiento de los ejes sociales ( Familia, Trabajo y Patria, podría decirse, recordando que tal era el lema del colaborador gobierno de Vichy; de Pirineos más abajo la tríada era de Familia, Municipio y Sindicato…y Dios como supremo garante de todo el invento).

Pedro García Olivo entrega en su « El irresponsable» un artefacto contra el poder, contra los poderes, centrado en los aspectos educativos, pero no sólo como queda dicho. Esto no es un libro- y no es que quiera jugar a René Magritte- sino que es un disolvente contra la domesticación. La forma narrativa- ensayo y relato, de los dos hay-, como un agitado torbellino, se entrecruza con algunos poemas y con unas certeras ilustraciones que acompañan las ideas que se exponen. La travesía que se nos ofrece contiene aires autobiográficos en los que el protagonista va a experimentar diferentes deslazamientos que le metamorfosean en su se ( en un proceso , que usando el vocabulario deleuziano, supondrá continuas desterritorializaciones, de búsqueda de líneas de fuga…en permanente devenir…), que pasa de Funcionario , a Saboteador ( intentando poner palos en las ruedas del aparato para que no funcione: me viene al recuerdo, allá a finales de los años sesenta del siglo pasado como algunos iban hechos unos periquitos con sus trajes y sus cochazos a los barrios marginales de la capital del reino con el fin-según decían- de agudizar las contradicciones), Desertor, Fugitivo, a Solitario a Suicida, habiendo probado ejercer de Comediante codeándose con unos modelos que más que a los propios de la sociedad bien pensante responde al de los hombres infames de los que hablase Michel Foucault ( locos, delincuentes, mendigos, libertinos, …y hasta asesinos), y con la compañía de insumisos compañeros de viajes como Nietzsche, Cioran, Oscar Wilde, Bakunin, Antonin Artaud, De Quincey, Kropotkin, Genet…no desprendiéndose de cierto espíritu 68, el cercano a los enragés. Seamos realistas, pidamos lo imposible…la libertad no se pide, se coge…

El discurso es de rompe y rasga y la verdad es que no queda títere con cabeza, ya que los dardos se dirigen contra la institución escolar y con todos aquellos que la hacen funcionar; no sólo los inventores o reformadores (?) sino también quienes con pretensiones de cambiar las cosas, desde dentro, se convierten , nolens volens, en cómplices del mecanismo reproductor…en cierto sentido, sirven hasta como la buscada justificación de los jerifaltes que tienen la coartada de la libertad permitida

En solfa son puestos igualmente los que constituyen los ejes vertebradores del saber transmitidos. el concepto, la ciencia…y las páginas se suceden en cascada, en un violento torrente que no impide, de ninguna de las maneras, que García Otero se mantenga fiel a un lirismo destacado…de la revuelta.

Los resabios del no hay futuro saltan a la página y al ojo lector que se contagia con la falta de salida, al menos colectiva, y la solución individual-con la indudable impronta de la propia biografía del escritor- va tomando las paginas en el peregrinaje de busca ( llama la atención, teniendo en cuenta el tono general, que se den algunos destellos de optimismo, como cuando la página 71 enterita pinta un presente, y provenir, de luchas y de conciencia contestataria de los estudiantes…¿que ya no tragan?) . [ En esto mi visión de la jugada es mucho más pesimista / derrotista que la del autor], búsqueda que le conduce al abandono y a la adopción de otro ser .

El libro / bomba no cabe duda de que puede provocar , difícilmente unanimidades si se toma al pie de la letra, desacuerdos, dudas, estupefacción ante algunas propuestas que se antojan desfasadas…Muchas de las ideas expuestas por Pedro García Otero bien pueden ser aceptadas a modo de las ideas reguladoras kantianas, que no marquen un horizonte( ya presente en la dirección , como si…). También se me ocurre que el libro puede ser un remedio eficaz para los momentos en que uno se sienta tentado por los aires conformistas, pues ya aprendimos desde pequeñitos que el malvado nunca descansa en su empeño por arrastrarnos al pecado…aunque en la presente ocasión más que el demonio parece ser que son los ángeles del orden los que nos tientan de modo y manera que no se ha de dar cumplido cumplimiento a aquello que dijese, precisamente Oscar Wilde, de que lo mejor que se ha de hacer con las tentaciones es caer en ellas…. abrir este volumen por cualquiera de sus páginas y la sacudida, que recibirá el lector, le volverá a situar en línea insumisa, desobediente, disidente, rebelde…Y que no me diga Pedro García Otero que « las cosas dignas de ser escritas, al ser escritas pierden su dignidad » ( páginas 96), ya que tanto las ideas expuestas como su escritura se mantienen a un alto nivel de dignidad y coherencia, y…mientras huye coge un arma que diría Gilles Deleuze.

Breves anotaciones personales : sé que no es muy así hablar de uno mismo, pero la experiencia propia…de que en mis más de veinte años de enseñanza quizá el mejor premio ( el dinero cobrado era salario) reside en que cuando vas por la calle te encuentres con ex -alumnos ya más creciditos que te paran, te recuerdan anécdotas y te muestran el recuerdo de ciertas ideas que en su momento les parecían chirenes o incomprensibles y más adelante les han suscitado diferentes inquietudes…Más motivo de alegría, si cabe, cuando sabido es que hay chavales y chavalas que en cuanto ven a algunos profesores se cambian de acera o se esconden lisa y llanamente; aunque también es verdad que para esconderse mejor que los espacios lisos y llanos son el recoveco, lo curvo, torcido y rugoso…pero por ahí no seguiré.

Ahondando en el asunto- y conste que no es una defensa corporativista, ya que el que escribe, conste, es un yo que siente vértigo total a la hora de entonar un agrupador nosotros, sea este del signo que sea-, no caeré en dar por bueno al siempre locuaz y exagerado Oscar Wilde ( del que por cierto Fernando Pessoa dijese aquello de por la boca muere el pez y Oscar Wilde): lo contrario del matiz es la barbarie, pero sí que algunos tonos tajantes y amalgamadores en el libro leído me hacen recordar mi práctica como enseñante y no puedo sino distinguir entre quienes se esforzaban en la doma del alumnado ( silencio, puntualidad y compostura en el hablar y en el vestir, también), amantes de los boletines oficiales y de la debida obediencia a la autoridad, y, en consecuencia, sembrando obediencia y sumisión en sus pacientes; o aquellos otros, no muchos cierto, que intentaban convertir la enseñanza en un hacer con, intentando abrir horizontes, sembrando dudas en las mentes de los alumnos en vez de repetir una y otra vez el panteón de turno. Otra cosa bien distinta será el tener fe en la institución y/o no tenerla: entre los primeros qué duda cabe de que se hallan los psicólogos, orientadores pedagogos, responsables de la Q de calidad, y demás monsergas de cara a reciclar al personal docente, para que puedan hacer tragar mejor la píldora a los receptores de ellas ( en forma de lección o de mensaje ideológico…o de ambos a la vez). ¡No sigo!

Poesía como puños

Si el otro decía que la poesía es un arma cargada de futuro, sin desdecirle, en el caso de Antonio Orihuela ( « Palos » ) se puede afirmar que la poesía, la prosa y las imágenes, son un espejo, de la sociedad de espectáculo, del reino de la estupidez, que nos es plantado ante los ojos lectores. Nadie encontrará en este libro una palabra en vano, de relleno, ni una frase, ni una línea, ni un verso, cada palabra ocupa su lugar en el combate que el poeta establece. Antonio Orihuela es poesía en acción, no es lo suyo la mera contemplación de lo que a su alrededor sucede, sino que él ve, escribe e interviene con sus versos y sus poemas visuales, a los que no es necesario añadir discurso ya que hacen bueno aquello que dijese el otro de que una imagen vale más que mil palabras; aquí vale todo, las imágenes seleccionadas que gritan al cielo, y a la tierra, que dejan ver los palos que siempre recaen sobre los mismos…los de abajo, por decirlo rápido.

El volumen se abre con cuatro textos que sirven a modo de programa del quehacer del poeta de Moguer ( no sé si de Palos de): explica de manera trepidante qué entiende por poesía , y delimita su compromiso que se sitúa con quienes sufren la opresión y la explotación en sus diferentes formas, y él piensa que debe, y lo hace, poner la pluma al servicio del pueblo y en contra de quienes lo machacan; reivindica con fuerza la vida ejemplar de muchos luchadores libertarios del pasado. Pasa a continuación en otro de sus textos a entregarnos ciertas aclaraciones acerca de los gitanos , y las interpretaciones que de ellos se ha hecho a lo largo de la historia: o bien para convertirlos à la sauce française, convirtiéndoles en ilustración de los calendarios de explosivos de Ríotinto, o bien para maldecirlos covirtiéndoles en el capacillo de las ostias, como representación del prototípico vago y maleante… Antonio Orihuela desenmascara estas visiones escoradas y reivindica el espíritu gitano que huye de las normas domesticadoras, que ansían-y ponen en práctica- la libertad, al andar a su bola, escapando de las redes que todo lo ordenan y cuadriculan. Este espíritu de libertad e independencia es unido, con un cierto elogio de la pereza y de quienes « buscaron y transmitieron la buena nueva de los haraganes, el camino de la simplicidad y del desarrollo personal», y en la lista incluye a Epicuro, Kropotki, Russell, Debord…John Cage…y muchos más ( olvidándose, eso sí, del yerno de Marx, y del autor de la isla del tesoro, que también elogiaba el ocio…).

Después vienen los palos ( a modo de muestrario, de imágenes, de los distintos tipos de ostias y aplicación de éstas, comparados a los distintos palos del flamenco), y ahí, si antes ya no lo habíamos hecho, entramos en calor contemplando a la madera repartiendo ídem. Y empieza la función…la función de desenmascarar los poderes, la estulticia ambiente que contagia a quienes deberían alzarse en vez de mirar embobados toda la mierda que le echan por la cajaboba, y se creen todas las bondades ( con facilidades de uso, y de pago) que les predican quienes son dueños del cotarro. Los aires libertarios, ecológicos y anti-consumistas brillan en los poemas que son claros como el más claro de los cristales, y que solamente deslumbrarán , en su puntería, a quienes vivan en la inopia, o vivan del negocio de la plusvalía.

Related posts

[Libro] Cuba: Del Moncada a los Desafíos actuales

[Libro] Cuba: Del Moncada a los Desafíos actuales

Por Jesús Pastor García Brigos Después de más de cien años de luchas incesantes, Cuba logró alcanzar su verdadera independencia el primero de Enero de 1959 Como resultado inmediato de una revolución, liderada por Fidel Castro. Una revolución, de carácter genuinamente popular...

[Libro] Revolución en punto cero. Trabajo doméstico, reproducción y luchas feministas

[Libro] Revolución en punto cero. Trabajo doméstico, reproducción y luchas feministas

Por Silvia Federici Este libro recoge más de treinta años de reflexiones e investigaciones sobre la naturaleza del trabajo doméstico, la reproducción social y las luchas de las mujeres Para escapar de él, mejorar sus condiciones o reconstruirlo de manera que suponga una alternativa a...

[Libro] “Un libro rojo para Lenin”

[Libro] "Un libro rojo para Lenin"

Por Roque Dalton Este libro constituye uno de los principales clásicos del marxismo latinoamericano. Debería estudiarse en todas nuestras escuelas de formación política ¿Por qué leer "Un libro rojo para Lenin" de Roque Dalton? Iñaki Gil de San Vicente ---- Del Prólogo de...