Desde Europa, armas estadounidenses para la guerra contra Siria y Yemen

Por Manlio Dinucci
Supuestamente el régimen de EEUU está luchando contra los yihadistas. Pero sigue enviando armas a esos terroristas desde la democrática Europa

Se llama Liberty Passion, o sea “Pasión por la Libertad”. Es un modernísimo y enorme barco estadounidense del tipo Ro/Ro –concebido para transportar vehículos y carga sobre ruedas– de 200 metros de largo, con 12 puentes y una superficie total de más de 50 000 metros cuadrados, capaz de transportar el equivalente de 6 500 automóviles.

Ese navío, propiedad de la compañía estadounidense Liberty Global Logistics, hizo su primera escala –el 24 de marzo de 2017– en el puerto de Livorno, Italia. Se inició así oficialmente un enlace regular entre Livorno y los puertos de Aqaba, en Jordania, y de Yedda, en Arabia Saudita, garantizado mensualmente por el Liberty Passion y otros dos barcos similares, el Liberty Pride (“Orgullo de Libertar”) y el LIberty Promise (“Promesa de Libertad”). La apertura de ese servicio de transporte fue celebrada como «una fiesta para el puerto de Livorno».

Eso aclara la razón que llevó la compañía estadounidense a escoger el puerto italiano de Livorno para abrir esa línea de transporte marítimo hacia dos puertos del Medio Oriente. El puerto de Livorno está conectado con Camp Darby, la base logística de EEUU (en Italia), que garantiza el aprovisionamiento de las fuerzas terrestres y aéreas estadounidenses en el área mediterránea, el Medio Oriente, África y más allá.

Camp Darby es la única instalación de las fuerzas armadas de EEUU donde el material de guerra «preposicionado» (tanques, carros de asalto, etc.) se almacena en el mismo lugar que las municiones. Los 25 búnkeres de Camp Darby contienen todo el equipamiento necesario para 2 batallones blindados y 2 batallones de infantería mecanizada.

En Camp Darby están almacenadas también enormes cantidades de bombas y misiles para aviones de guerra y los “kits de montaje” para la instalación rápida de aeródromos en zonas de guerra. Todo eso y otros tipos de material de guerra puede enviarse rápidamente a los teatros de operaciones a través del puerto de Livorno, vinculado a Camp Darby por el Canal de Navicelli –recientemente ampliado– y también a través del aeropuerto de Pisa, también en Italia. De allí salieron las bombas utilizadas en las guerras contra Irak, Yugoslavia y Libia.

En su viaje inaugural –según reportan fuentes documentadas como Asianews [1] y otras–, el Liberty Passion transportaba 250 vehículos militares desde Livorno hasta el puerto jordano de Aqaba, al que llegó el 7 de abril después de cruzar el Canal de Suez.

Dos días antes, el presidente Trump recibía en Washington, por segunda vez desde febrero, al rey Abdallah y reafirmaba el apoyo de EEUU a Jordania ante la amenaza que representan los terroristas provenientes de Siria. Pero nadie dice que es precisamente en Jordania donde se entrenaron durante años –bajo el mando de instructores estadounidenses, británicos y franceses– los miembros del “Ejército Libre Sirio” que cometen actos de terrorismo en Siria.

Diversos informes mencionan crecientes movimientos de tropas estadounidenses, equipadas con tanques y vehículos blindados, en la frontera entre Jordania y Siria. El objetivo sería apoderarse, utilizando también tropas jordanas, de la franja meridional del territorio sirio, donde ya operan fuerzas especiales de EEUU y Gran Bretaña en apoyo al “Ejército Libre Sirio”, que supuestamente se enfrenta al Emirato Islámico (Daesh). Ya en febrero, el presidente Trump había discutido con el rey Abdallah «la posibilidad de establecer zonas seguras en Siria». En otras palabras, la posibilidad de balcanizar Siria, dado que es imposible controlar todo su territorio debido a la intervención rusa.

En esta operación de guerra, y en otras, como la guerra de Arabia Saudita que está masacrando civiles en Yemen, será utilizado el armamento estadounidense que sale de Livorno, ciudad a la que, por invitación del alcalde Nogarin (del movimiento 5 Estrellas), probablemente realizará una visita el papa Francisco, quien hace poco denunciaba nuevamente a «los traficantes de armas que ganan dinero a costa de la sangre de hombres y mujeres».

Pero en Livorno se festeja la designación de ese puerto toscano como escala de la Liberty Global Logistics, con grandes perspectivas de desarrollo. Como dice el título del conocido film de Alberto Sordi: «Mientras hay guerra, hay esperanza». [2].

—-

[1] “Jordan strengthens military presence on border with Syria and Iraq”, Pierre Balanian, AsiaNews, 11 de abril de 2017.

[2] Finché c’è guerra, c’è speranza, o sea “Mientras hay guerra, hay esperanza” es el título de un célebre film italiano, dirigido e interpretado en 1974, por el actor Alberto Sordi, sobre un comerciante que se enriquece vendiendo armas en países del Tercer Mundo devastados por la guerra. NdT

Il Manifesto / Red Voltaire

 

Related posts

Los dos bandos y la izquierda contemplativa

Los dos bandos y la izquierda contemplativa

Por Carlo Frabetti En estos momentos decisivos, quien no se opone abiertamente al terrorismo de Estado, se convierte en su cómplice. No hay ni puede haber dos Españas, puesto que ni siquiera hay una; pero sí que hay dos bandos irreconciliables, que, en última instancia, son los...

Marx y la izquierda-tricornio (española)

Marx y la izquierda-tricornio (española)

Por Mauricio Castro  La historia nos muestra que sólo a partir de la afirmación y defensa concreta de esos derechos democráticos la izquierda podrá aspirar a ir más lejos Hasta la náusea asistimos a diario al “gran descubrimiento” que hacen los dirigentes de la izquierda española (o...

El régi­men con­su­ma gol­pe de esta­do con­tra Cata­lun­ya y con­tra los dere­chos de los pueblos

El régi­men con­su­ma gol­pe de esta­do con­tra Cata­lun­ya y con­tra los dere­chos de los pueblos

Por Manifiesto Internacionalista de Compostela El Manifiesto Internacionalista de Compostela lo componen Boltxe, Nación Andaluza, Agora Galiza, CUP, PLP y Comunistas de Castilla El Esta­do espa­ñol ha deci­di­do con­su­mar en estos días el gol­pe de esta­do con­tra Cata­lun­ya con la...