ACTUALIDAD DEL TALLER DE LA GRÁFICA POPULAR

 

Alberto Híjar Serrano

 

Aunque el tema es lo de menos porque lo importante es el modo de significarlo, el comentario más frecuente a la exposición-homenaje del octogenario Taller de Gráfica Popular en las rejas de Chapultepec, es el asombro por la vigencia de sus carteles y grabados. Los hay sarcásticos como el de Alfredo Zalce de 1947 “México se convierte en una gran ciudad” con un niño famélico al lado de una alta torre, pepenadores hurgando en la basura como preludio del horror urbano actual. Con ironía, Alberto Beltrán dibujó una calavera danzante con el letrero Miss México en 1948, rodeada por calaveras portando pancartas en inglés: Milky Way, American School, Daily News. Conmueven las referencias a la expropiación petrolera por Pablo O´Higgins (1939), Celia Calderón (1950) con una mujer indígena sosteniendo entre sus brazos unas torres petroleras y asombra la litografía de Iker Larrauri “Sureste: pasado y presente” con una gran cabeza olmeca enterrada, la selva con un personaje y al fondo, el páramo con las torres petroleras rematadas por el fuego humeante. De Pablo O´Higgins son las calaveras bailando, una con toga y birrete de magistrado, una copa a punto de estrellarse en el suelo y a un costado los derechos de la clase obrera. “Prensa ramplona” con unos versos al lado, tituló Chávez Morado en 1939 a las calaveras de la “prensa reaccionaria”, la radio y el tocadiscos, y los periódicos “Ultimas Noticias”, “El Universal”, “Excelsior”, “La Prensa”.

            La declaración de principios del TGP sintetizada en cinco breves puntos en marzo de 1945, figura en la exposición afirmando su solidaridad con la “lucha contra la reacción fascista, las organizaciones de trabajadores y populares y (con) todos los movimientos e instituciones progresistas en general”. Solo queda la nostalgia por el movimiento obrero, campesino y estudiantil, actualizados contra los crímenes de Estado y por la defensa de la naturaleza y la seguridad pública con policías comunitarias y organización comunal. Esta situación implica una épica por los héroes y mártires con los acontecimientos fundamentales para la Nación en franca debacle actual, lo cual no disminuye la importancia de la expropiación petrolera que el año próximo cumplirá 80 años. Esto hace vigente el grabado de Arturo García Bustos de 1960 con Zapata armado con fusil y cananas al lado de la elocuente caligrafía que dice: “Tú, ¿qué has hecho por defender las conquistas por las que nosotros dimos la vida?”. De aquí la pertinencia de los carteles por la libertad de los presos y presas políticos. El de ellas, firmado TGP pero identificable por las figuras y la caligrafía características de Rini Templeton (1975). Vigente es el “2 de octubre no se olvida”, el de solidaridad con Puerto Rico, Guatemala y China y en especial, la “Tumba del guerrillero” de Leopoldo Morales Praxedis y el Che Guevara leyendo para su uso hoy, a los 50 años de su asesinato por la CIA y los militares bolivianos.

No todo obedece al tono airado y furioso sino que hay imágenes tan tiernas como la “Niña de la basura” de Andrea Gómez (1956), “Unidos por la paz” de María Luisa Martín con una pareja abrazada que libera una paloma blanca y el “Niño judío” de Fanny Rabel que fue emblemático para la denuncia de los campos de concentración nazis y sus alambradas de púas características. A los viandantes les gustan escenas de la vida cotidiana como la “Peluquería” de Ángel Bracho (1940) instalada al aire libre y con el peluquero de overol o “La charla” del ecuatoriano Roberto Berdecio (1948) de dos personajes andrajosos, costal al hombro. No son pocos los que se toman foto frente al “Chiclero” de Adolfo Quinteros (1960) por la excelente representación de quien sube descalzo por un tronco y amarrado a él por su cintura, trabaja con el machete. La ternura festiva significa “Los tres danzantes” (1939) de Chávez Morado, con un diablo y dos campesinos machete en mano. El “Vivac” frente al ferrocarril con revolucionarios de Mariana Yampolsky y el “Corrido” con los cantores leyendo la hoja volante en medio de un circulo de trabajadores en 1950.

El “Homenaje a Posada” de Leopoldo Méndez está al principio de la exposición por la relación que establece entre el cronista gráfico viendo a través de un ventanal imaginario la represión del pueblo en la calle y con la presencia de Ricardo Flores Magón con un ejemplar de “Regeneración” en la mano de modo de significar la resistencia contestataria y revolucionaria de la oposición al Estado despótico con la gráfica solidaria con los derechos del pueblo. Con el mismo sentido “El pueblo detiene al Imperio” es la elegante carroza de Maximiliano y Carlota acompañada de mexicanos traidores frenando frente a la puerta que dice “Viva Juárez” y que es cerrada por el pueblo. La calidad de estos grabados como la figura doliente (1947) del yucateco Fernando Castro Pacheco está presente en “La antorcha” (1947) de Leopoldo Méndez incorporada a la película “Río Escondido” que enriquece esta y otras películas dirigidas por Emilio “El Indio” Fernández y el fotógrafo Gabriel Figueroa que le dieron presencia al cine mexicano en los festivales europeos y americanos.

Mención especial merece el grabado “Libertad de expresión” de Adolfo Mexiac de 1954 cuando el criminal golpe militar en Guatemala patrocinado por el gobierno norteamericano. Después de su uso masivo en 1968, aparece en numerosas movilizaciones dentro y fuera de México, como las recientes denunciantes de los crímenes contra periodistas en México. Hace unos dos meses, en Los Ángeles, los manifestantes llevaban pancartas con esa misma imagen y hace una semana, cubrieron un muro en el mismo lugar con el elocuente rostro del tzotzil con cadena y candado cerrando su boca. En el libro Il linguaggio della grafica política de Robert Philippe editado por Mondadori en 1981 con ilustraciones a color y blanco y negro de impresos desde la Baja Edad Media hasta los setenta, el planteamiento principal ilustrado con cuatro imágenes, coloca al grabado de Mexiac como ejemplo de excelente elocuencia gráfica y política en el siglo XX. No registra el nombre del autor y no aclara que la gloria del anonimato y su apropiación combativa es característico de pocas imágenes en la historia moderna. Es grato decir esto el 7 de agosto en que el maestro Adolfo Mexiac arriba a los 90 años de su edad.  

7 agosto 2017

Related posts

  • tepepan.jpg
  • noal.jpg

HARTURA Y ORGANIZACIÓN

  Alberto Híjar Serrano   Las trampas de la reconstrucción alientan algo más que las protestas y las denuncias. En Tepepan, Xochimilco, por ejemplo, los vecinos han proclamado su derecho a representación independiente de los partidos políticos y del control delegacional. Asumen la misma...

  • 43-EDIFICIO.jpg
  • thumbnail-2.jpg

ARQUITECTURA DE AUTOR

FOTOS: Torre de Investigación e interior del Cenidiap, Cenart   Alberto Híjar Serrano   Arquitectura de autor llaman los explotadores individualistas, a las formas escenográficas espectaculares desinteresadas de las necesidades de los usuarios. Las elegantes revistas de arquitectura...

  • por-los-niños.jpg
  • por-los-niñis2.jpg

POR LOS NIÑOS CALCINADOS

  Alberto Híjar Serrano   La colocación del segundo antimonumento en pleno Paseo de la Reforma, la principal avenida que atraviesa la capital de México de oriente a poniente, es un ejemplo de coordinación política excelente. Con el acuerdo de los padres, madres y familiares de los 49 niñ@s...