El nuevo cuartel general de inteligencia de la OTAN

Bajo la bella denominación de Hub de Dirección Estratégica de la OTAN para el Sur (NSD-S Hub), la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) acaba de dotarse de un gigantesco centro de inteligencia encargado de coordinar todas las acciones secretas del Pentágono.

El 5 de septiembre de 2017 hubo inauguración en Lago Patria, en la región italiana de Nápoles, donde tiene su sede el Mando de la Fuerza Conjunta de la OTAN (JFC Naples). En su cuartel general –de 85 mil metros cuadrados y con un personal que asciende a mil 2 500 militares y civiles, cifra que va en aumento muy rápidamente– se inauguró el NSD-S Hub.

Con fuerte apoyo de la ministra italiana de Defensa, Roberta Pinotti, ese centro tiene como misión “recoger información y analizar una variedad de cuestiones vinculadas a la desestabilización, el terrorismo, la radicalización y las migraciones”. Es, en otras palabras, un centro de inteligencia, o sea de espionaje, cuya actividad “se concentra en las regiones meridionales, incluyendo el Oriente Medio, el norte de África, África subsahariana y las áreas adyacentes”.

El Mando de la Fuerza Conjunta de la OTAN, al que acaba de incorporarse este nuevo centro de inteligencia, está bajo las órdenes de un almirante estadunidense nombrado por el Pentágono –en este momento es Michelle Howard de la US Navy– quien tiene también bajo su mando las fuerzas navales estadunidenses estacionadas en Europa –cuyo cuartel general está en Nápoles-Capodichino con la Sexta Flota estadunidense basada en Gaeta, también en Italia– y las fuerzas navales estadunidenses para África.

La misión del JFC Naples es “planificar y dirigir operaciones militares en el área de responsabilidad del Comandante Supremo Aliado en Europa y más allá de esa área”. El comandante Supremo Aliado en Europa –actualmente el general Curtis Scaparrotti– es siempre un general estadunidense nombrado directamente por el presidente de Estados Unidos. Ese general está también a la cabeza del Mando de las Fuerzas de Estados Unidos en Europa, cuya área de operación abarca toda Europa y toda Rusia –incluyendo la parte asiática de ese país– así como varios países del oeste y el centro de Asia: Turquía, Israel, Georgia, Armenia y Azerbaiyán.

Al estar bajo el mando de la almirante Michelle Howard, quien obedece a su vez a las órdenes del general Scaparrotti, el nuevo Hub de Dirección Estratégica de la OTAN para el Sur es de hecho parte de la cadena de mando del Pentágono y está prioritariamente en función de la estrategia de Estados Unidos. Y es basándose en la información recogida –o fabricada– por el “Hub” que la OTAN decidirá sus intervenciones militares en el Oriente Medio, África y las demás áreas adyacentes.

Este centro de inteligencia de la OTAN se nutre además de la colaboración de universidades y tanques pensantes –como el University College de Londres y el Overseas Development Institute–, de agencias de la ONU –como la Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF, por su sigla en inglés) – y de organizaciones intergubernamentales –como la Organización Internacional para las Migraciones– y no gubernamentales –como la Oxfam y Save the Children–. Estas últimas, además de verse utilizadas como cara “humanitaria” de la OTAN, corren el riesgo de verse implicadas, a través de los agentes infiltrados, en actos de espionaje y otras operaciones secretas dirigidas por ese centro de inteligencia de la alianza atlántica en países del Oriente Medio y África.

Los temas de los que el nuevo centro de inteligencia de la OTAN va a ocuparse –desestabilización, terrorismo, radicalización, migración– son de sobra conocidos en el cuartel general de Lago Patria ya que fue precisamente la OTAN quien desestabilizó Libia, alimentando el terrorismo y la radicalización en ese país, para destruir después el Estado libio mediante la guerra y provocando un éxodo migratorio de desastrosas consecuencias. En aquella guerra, así como en la guerra secreta contra Siria, el Mando de la OTAN basado en Nápoles desempeñó un papel de primera importancia, como hoy lo desempeña nuevamente contra Siria.

Ese mando de la OTAN dirigió en 2011 las acciones aeronavales de la agresión contra Libia, utilizando más de 40 mil  bombas y misiles contra ese país, pero ahora la ministra italiana de Defensa lo define como Hub para el sur y afirma que su misión es “reconstruir Estados fallidos”.

Manlio Dinucci/Il Manifesto-Red Voltaire

Related posts

Injerencia o invasión cada día

Injerencia o invasión cada día

Para Apiavirtual Romulo Pardo El multimillonario estadounidense George Soros ha transferido 18.000 millones de dólares de su fortuna personal a su fundación Open Society Foundation, informa The Wall Street Journal. La Open Society Foundation, fundada en 1993, apoya...

La oposición interna y externa en silencio

La oposición interna y externa en silencio

Para Apiavirtual Romulo Pardo El primer boletín del Consejo Nacional Electoral (CNE) confirmó que el chavismo obtuvo la victoria en 17 de las 23 gobernaciones disputadas en los comicios regionales en Venezuela. La presidenta del CNE, Tibisay Lucena, informó que hubo 61,14 % de participación...

Nobel de Economía: “Parece que estamos viviendo en el momento más arriesgado de nuestras vidas, y sin embargo…”

Nobel de Economía: “Parece que estamos viviendo en el momento más arriesgado de nuestras vidas, y sin embargo…”

Para Apiavirtual Romulo Pardo ---Un mercado de valores boyante y complaciente preocupa a Richard H. Thaler, profesor de la Universidad de Chicago que ganó esta semana el Premio Nobel de Economía. “Parece que estamos viviendo en el momento más arriesgado de nuestras vidas, y sin embargo el...