Fosas clandestinas, práctica de gobierno para mantener la impunidad: Raúl Vera

Pedro Rendón

Ciudad de México .- Las fosas clandestinas son una práctica con la que el gobierno mexicano se ha propuesto mantener en la impunidad una gran cantidad de crímenes en los que él mismo está involucrado, dijo el obispo de Saltillo, Coahuila, Raúl Vera.

Al participar en la Universidad Iberoamericana Ciudad de México en el ‘IX Coloquio Internacional. De las fosas clandestinas a la tumba vacía. Narrativas de dignidad y esperanza en tiempos de horror’, opinó que “las fosas clandestinas son un reflejo claro de la decisión que ha tomado el gobierno mexicano, desde hace varios años, de no perseguir el crimen. Es más, en estas tácticas violentas de control del territorio toman parte de manera coordinada el Ejército mexicano, la Marina, la Policía Federal, las policías estatales”.

En la mesa ‘Derechos humanos, verdad y justicias’, donde participó, Vera explicó que la estrategia del gobierno es implementar una violencia generalizada, con el propósito de mantener el control de la población y de los territorios; y en ese sentido, la práctica de la violencia y de la impunidad en Mexico son dos situaciones correlativas, porque forman parte de una estrategia política del gobierno.

Por ejemplo, “el control de población en Coahuila es para que tengan libertad los criminales de hacer toda clase de multiplicación de sus acciones criminales”, como cobrar derecho piso o realizar el trasiego de droga.

De cara a esta situación en México, el obispo Vera recomendó que lo primero que deben hacer los ciudadanos “es crear una solidaridad entorno a la multitud de victimas que crea esta violencia generalizada, articulada como ya dije, de manera sistemática y coordinada, desde sus distintos niveles, por el Estado mexicano”.

“De ahora en adelante, todas y todos somos migrantes, todas y todos somos familiares de personas desaparecidas, de ahora en adelante todas y todos somos uno”. Se debe organizar y articular a la sociedad civil mexicana como una sola familia, para refundar a México; algo que es muy urgente.

Finalmente, dijo que la ciudadanía tiene que sumarse a las exigencias de los familiares de los desaparecidos, “para que exista una Ley General de Desaparición Forzada, que no sacan, porque les interesa mantener en la impunidad eso”.

Desapariciones, prioridad para ONU DH México

El comentador de la mesa ‘Derechos humanos, verdad y justicias’, Jan Jarab, representante de la Oficina en México del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (ONU DH-México), dijo que una de las prioridades para su oficina son las desapariciones en México, y “la existencia de las fosas clandestinas es una parte importante de este fenómeno dramático”.

Derivado de ese interés, destacó que ONU DH México ha acompañado la preparación de la Ley General de Desaparición Forzada, la cual aunque en su forma actual es bastante fuerte, “podría ser más fuerte en la dimensión importante de la búsqueda; que es lo que hemos formulado ya antes en público”.

Tras mencionar que según registros oficiales hay más de 30 mil desaparecidos en México, no se puede afirmar que son desapariciones forzadas -cometidas por agentes del Estado o individuos que actúan con su apoyo- “por qué no lo sabemos, no sabemos el porcentaje de desapariciones (perpetradas) por particulares y desapariciones propiamente dichas forzadas”, debido a que no hay investigación efectiva; por lo que prácticamente los responsables de todas las desapariciones permanecen en impunidad.

La impunidad funge entonces como mecanismo para hacer más difícil la identificación de responsabilidades, a particulares o al Estado; lo que permite a las autoridades atribuir todas las desapariciones al crimen organizado. ONU DH-México sabe que eso no es cierto, pero la falta de investigaciones imposibilita ofrecer estadísticas que distingan a las desapariciones de las desapariciones forzadas.

El ‘IX Coloquio Internacional. De las fosas clandestinas a la tumba vacía. Narrativas de dignidad y esperanza en tiempos de horror’ fue organizado por la IBERO, el Grupo de Investigaciones en Antropología Social y Forense (GIASF), adscrito al Centro de Investigaciones y Estudios Superiores en Antropología Social (CIESAS), Servicios y Asesoría para la Paz (SERAPAZ) y el Movimiento por nuestros desaparecidos en México.

La mesa ‘Derechos humanos, verdad y justicias’ fue moderada por el licenciado Jorge Ruiz Reyes, asistente del Programa de Derechos Humanos de la Universidad Iberoamericana Ciudad de México.

Related posts

Yo me declaro rebelde

Yo me declaro rebelde

Por Vicente Zito Lema Desde la muerte obligada de Santiago Maldonado el régimen del Presidente Macri es un régimen criminal El pasado 16 de diciembre se presentó la revista La Retaguardia en papel de distribución gratuita. En la oportunidad contó con las palabras del poeta y militante...

Las violaciones a los derechos humanos contra el CECOP y la CRAC-PC

Las violaciones a los derechos humanos contra el CECOP y la CRAC-PC

Centro de Derechos Humanos de la Montaña Tlachinollan El 7 de enero de 2018 se suscitaron hechos de violencia en Cacahuatepec, en la zona rural de Acapulco, al finalizar un baile que se celebró en la comunidad de La Concepción con motivo de una fiesta local. Un operativo letal y violatorio...

La fuerza letal del estado contra el CECOP

La fuerza letal del estado contra el CECOP

Centro de Derechos Humanos de la Montaña Tlachinollan El 28 de julio de 2003 en la región del río papagayo se gestó un movimiento emblemático protagonizado por hombres y mujeres que habitan en el Acapulco rural y que viven fundamentalmente de lo que producen en el campo y lo que...