La indignación o la rabia social (en la mansedumbre de las vacas y en el voluntariado de las masas)

Para Apiavirtual

Nino Gallegos

CONTINUACION…

 

Cuando uno quiere confiar en lo que quiere escuchar, ver y leer a Elena Poniatoswka, Enrique Krauze, Héctor Aguilar Camín, Jorge Castañeda, Paco Ignacio Taibo 11, Javier Sicilia y Juan Villoro, dependiendo e independiendo, de la calidad y la cantidad protagónicas, así como hay cerros de escombros telúricos, humanos, muertos, desaparecidos y desplazados -las dudas son incertidumbres y las escasas certezas son menguadas certidumbres- como que la vida nacional, en ciertos sectores pensantes y en desiertos montones de no pensantes, se entusiasma imaginaria y críticamente sin tener que asirse en la mansedumbre de las vacas y en el voluntariado de las masas, para luego decaer en un socavón de idiotas, estúpidos e imbéciles nomás por ir entretenidos y distraídos con sus teléfonos “inteligentes”, teniendo uno que hacerse a un lado para darles el paso a su caminar peatonal y automovilístico, digital y virtual, la gente y los demás.

Lo cierto de esta incertidumbre personal es que no le tengo confianza a mi propia y personal sombra, teniendo que inducirme y deducirme sin sol ni luna y menos con noches estrelladas, porque, de repente, el cambio climático, las inundaciones, los volcanes, los ríos, los mares, el niño y la niña en Lampedusa y en San Mateo del Mar, agolpársele a uno-el nudo en la garganta nomás de ver, escuchar y leer que un curador de mariposas ha sido asaltado y asesinado por un morral lleno con mariposas levemente heridas y algunas sin alas, no pudiéndolo ver más poniéndole las mariposas en el sombrero de mi abuelo Francisco, allá, en Münsterlingen-Coscomate.

Dicen que la esperanza muere al último, y su muerte hace tiempo que murió, dejándonos, en herencia, la orfandad, la soledad y la incertidumbre como condición humana en seres humanos, por siempre, hechos en nuestra vital y mortal incompletud, tratando existencial, ética y moralmente de ajustarnos las carnes a los huesos, el cerebro al corazón y a la memoria, y por más animales políticos, sociales y racionales que somos lo único que hemos logrado ser y hacer en el mundo de arriba, en el cielo de en medio y en la tierra de abajo es cavar más en el profundo pozo negro, muriendo, desapareciendo y desplazándonos a ningún otro lugar y a ninguna otra parte.

Related posts

El siglo del control de las masas

El siglo del control de las masas

Por Raúl Zibechi En la historia, cada tipo de opresión ha sido respondida con nuevas estrategias Desde que los sectores populares desbordaron los centros de encierro y de ese modo neutralizaron las sociedades disciplinarias, el gran desorden social que sobrevino impulsó la búsqueda...

Burocracia y derechos ciudadanos

Burocracia y derechos ciudadanos

Antonio Lorca Siero Los derechos ciudadanos, que quedaron definidos como un avance de las masas al amparo de la revolución burguesa -lo que no es de todo exacto, por cuanto a quien beneficiaban era a los propios burgueses y sólo de rebote al resto del llamado tercer estado-  continúan...

Negación y Aceptación

Negación y Aceptación

Para Apiavirtual Nino Gallegos México, en el país de las sombras espectrales, está en dos zonas de confort: la de la vida (y) la de la muerte, la de la negación y la de la aceptación, con o sin ejecutar la Ley de Seguridad Interior. Ahora, la gente y los demás, los otros y nosotros...