Biopolítica-Psicopolítica-Ciberpolítica

Para Apiavirtual

Nino Gallegos

La biopolítica de Michel Foucault no quedó trunca con su muerte, porque siguió la psicopolítica de Byun-Chul Han, y hasta lo que hoy es común y corriente con la ciberpolítica que es más parte de un entramado o de un enjambrado-el enjambre de Chul Han que recupera el análisis biopolítico y psicopolítico, social y cultural que originalmente subyace en el consciente y el inconsciente de Foucault y que retoma Chul Han en un círculo que había quedado abierto para que, en lugar de cerrarlo, somos nosotros los que hemos quedado adentro, y que al no cerrarse todos giramos dentro de él, peor que las abejas o que la ovejas, zánganos que somos todos sobre la mansedumbre de las vacas que vamos, sin darnos cuenta, a los mataderos y a los rastros públicos nacionales como a los centros comerciales, donde la concentración y la exterminación empezó en un viernes negro y finalizó en un buen fin, generándose ventas, compras y deudas que habrán de seguir en diciembre y enero mientras los saldos de los muertos, los desaparecidos y los desplazados siguen en aumento por su inexistencia.
Más el sujeto social o el ser humano tomado o sujeto por la política desde su enajenación a su ensimismación-sublimación, la vida, ha sido separada de él, dejándole de pertenecer y pasar a la vigilancia panóptica como al castigo ejemplar de tú a tú con todos los sujetos y con todas las sujeciones de la vida puesta en escena como cuerpo presente y ausente (de y en) sí mismo, traslapado y expoliado física y mentalmente, por no decir, enajenado o alienado como los paradigmas ejemplares de la banalidad del mal desde Núremberg al militar bosnio-croata que tragó veneno delante del jurado, cuando M. Foucault observó que era tiempo, en los años setenta, de que uno podía cuidarse o curarse de uno mismo o de sí mismo con la canción: Man-Erg de Van Der Graaf Generator, cuando él no pudo haberla escuchado y uno sí y por eso la recomendación.
En esos años incitaba tanto Foucault como atirantaba tanto Cioran a desoírlo por razones más de uno mismo porque el individualismo era lo soledad con uno mismo, y había en los demás el guevarismo con el punto focal-del-foquismo latinoamericano, y parecía que Foucault se quedaba solo porque Althusser y Balibar, Barthes y Poulantzas y un Sartre fastidiado hasta con su sombra, se les había pasado los hermosos días de furia del mayo 68 con un Ferlinghetti hoy, venerado y anciano: lo sucesos radicales de los años 70 en Europa, hicieron posible que Michel Foucault observara, analizara y redactara la obra viva y póstuma que hemos leído desde entonces, poniendo La Biopolítica no como examen de conciencia pasiva sino como conciencia activa y crítica más compleja de lo que Byung-Chul Han ha querido simplificar con La Psicopolítica-El Enjambre, aunque no lo pongo como discípulo ni lo comparo del maestro, la juventud de Chul Han ha sido decisiva para cuidar al hombre maduro que murió de sí mismo, de Sida, por no cuidarse a sí mismo, en lo que la biopolítica resignifica y la psicopolítica significa en ellas mismas por ellos mismos: Chul Han tiene lo que no tuvo Foucault, el mismo y el diferente contexto en una época que precede una a la otra, la pasada y la presente, porque si el sujeto es sometido a la política, la vida dejar de ser suya para ser y hacerse otra vida, la vida panóptica-vigilada (de y por) el Estado.
Más en el trayecto que en el proyecto de la biopolítica y la psicopolítica, Foucault y Chul Han, han contribuido con la sociología, la filosofía, la psicología, la semiología, la hermenéutica, la epistemología y la biología del ser humano y la condición humana, a una investigación objetiva como subjetiva en la relación con El Poder: El Poder, por sí mismo, hecho de qué, por qué y para qué, omnímodo, omnipresente y omniabarcante. El poder del temor, el miedo, el terror y el horror humano. El poder del complejo industrial militar versus el complejo industrial humano, el poder del horror vacui, el poder de todo contra todos, el poder (de y a) todo modo.
Para llegar a la ciberpolítica, después de la segunda guerra mundial y la guerra fría que sirvió como laboratorio de investigación y espionaje industrial y llegar si no a lo perfecto sí a lo perfectible, las ciencias exactas, naturales y humanas fueron sometidas a los campos y a la sectorización de las especialidades con la tecnología y la ciencia, de aquí, la tecnociencia, la computarización, la internet, las redes de espionaje como experimentación, ubicación y fijación en lo individual, lo social y lo doméstico, y como ningún servicio por el capitalismo y el consumismo ha sido gratis, la gratuidad se diseñó y se aplicó como obsolescencia del servicio que debe ser renovado e innovado a la vez y que el costo sea el que hace sentir y creer que la compra es porque uno lo y la vale, a lo que hoy son las computadoras, las laptops, los teléfonos celulares, iPod, IPad y SmarPhones con las aplicaciones de las nuevas tecnologías de la información y la comunicación con las redes sociales.
De las ciencias humanas, naturales, exactas, políticas y sociales están hechas la biopolítica y psicopolítica, y en cuanto, a la ciberpolítica, está hecha de lo que la tecnología se ha aprovechado de la ciencia: el algoritmo de la especulación, del cálculo y de la aproximación, porque no es lo mismo: espérame aquí porque luego paso por ti. La simpleza y la complejidad de la ciberpolítica es su simplejidad en formatos y en contenidos, al vacío, de lo mental a lo virtual, a lo que se cree-descreyendo de lo real por lo mediático-informativo y formativo, otra vez, en el vacío, agregándose lo de la novedad noticiosa: las noticias y las pos(t)verdad que, al no haber análisis de contenidos, se deja fluir con premeditación-predeterminación, alevosía y ventaja lo que sucedió en lo sucedido por sugerido como lo es lo infomercial para informar y vender, tratando al lector por consumidor, y el consumidor dejándose querer, comprar y vender de la política en campaña con el candidato como producto: la agenda política como una lista de mandados a hacer al mercado para comprar y satisfacer al comprador-elector que es lo más simple y complejo de la ciberpolítica hacia afuera y hacia adentro, no habiendo más que dos rutas de elección: la suya y la mía, la de todos, la de nosotros, la de los otros, la de la gente y la de los demás, gastándose y desgastándose José Antonio Meade, en una semana, quedando más que el vacío de su persona física y moral, rellenándole la política, la mediática y la virtual para el resto de sus días y noches de campaña presidencial.
La ciberpolítica está diseñada para que ningún pensamiento y palabra, acto y hecho humanos tengan transcendencia alguna porque es reduccionista y discriminatoria, peor-pero-mejor que el espionaje en vivo y directo, porque no hay víctimas reales y sí virtuales, interviniendo en cualquier aplicación o plataforma digital, no habiendo respeto alguno por persona ninguna, borrando, sobrescribiendo y alterando cualquier perfil humano, predeterminando la exposición, el descrédito y el escándalo mediante lo fáctico y lo mediático, calcular el sondeo encuestador por la especulación de un resultado adverso y perverso, la madre que lo parió y el padre que lo abandono, no sabiéndose si José Antonio Meade es uno de ellos o es uno de los otros, vaya Usted a saber si es Mitote-Mitosky, Mito: qué-pedo-tan-grandote o qué pedote de mitote-mito Sr. Mitosky: es el Algoritmo, con algo de ritmo, estúpid@s, con arroba para que no te arrobes.
Los trabajos de Michel Foucault y Byung-Chul Han, disruptivos, y no, distractivos, se han dado a finales del siglo xx y principios del siglo xxi, con una fuerza concentrada y reconcentrada como para irse aplicando en los asuntos públicos y en los problemas sociales del ser humano y de la condición humana para una sanación humana, siempre y cuando, el humanitarismo, no sea el medio para aplicarlo, y menos el complejo industrial militar sobre el complejo industrial humano: si las vías todas han sido agotadas por todas las vías, por lo menos o por lo más, tenemos el derecho a saber y a conocer, por nosotros mismos, de qué está hecha una Ley de Seguridad Interior (Nacional) para, en la hora de la hora, el Estado nos sujete, nos aprehenda, y, nos ejecute por andar en deshoras del día y de la noche.
Lo más simple de la biopolítica y lo más complejo de la psicopolítica como herramientas en la instrumentalidad del capitalismo de lujo y funeral es su eficacia, su efectividad y su letalidad en esa sesera de más hormonas que neuronas que nosotros, los otros, la gente y los demás nos traemos en la ignorancia de sabernos y en la estupidez de conocernos, únicos e intocables, cuando nada, nadie y alguien están haciendo el trabajo por nosotros, los otros, la gente y los demás.

 

Related posts

De los Andes a los Alpes, con el tren bioceánico en la mira

De los Andes a los Alpes, con el tren bioceánico en la mira

Para Apiavirtual Sergio Ferrari, desde Berna, Suiza Evo Morales se reúne con Doris Leuthard, presidenta suiza Firma de un protocolo de cooperación     Casi 20 años atrás llegó a Ginebra como dirigente sindical cocalero en busca de la solidaridad internacional. Era entonces un...

La OMC, una de las dos mayores organizaciones criminales que existen a nivel mundial, la otra es la OTAN

La OMC, una de las dos mayores organizaciones criminales que existen a nivel mundial, la otra es la OTAN

Atilio A. Boron En esta nota nos ocuparemos de la primera, dado que en estos días se está celebrando en Buenos Aires la reunión Cumbre de esa organización. La OMC es la sucesora del Acuerdo General de Comercio y Aranceles Aduaneros pactado a la salida de la Segunda Guerra Mundial. Creada el...

Ex – presos políticos enjuician a comandantes de Gendarmería por torturas y homicidios calificados

Ex – presos políticos enjuician a comandantes de Gendarmería por torturas y homicidios calificados

Para Apiavirtual Sergio Ferrari* Argentina, la Cárcel de Coronda, 40 años después Un laboratorio que intentó la destrucción de los detenidos Los hechos se remontan al periodo 1976-1979. El escenario de los crímenes de lesa humanidad: la Cárcel de Coronda en la provincia...