El Jesús que celebro…

 

Siempre me gustó investigar sobre lo que nos cuenta la historia, esa manía de no dejarme llevar por la conveniencia de algunos sectores, sobre todo por los que se abocaron a la tergiversación para llenar de culpas honrando a los culpables. Léase, las religiones.Suelo reírme cuando me hablan de paz y en realidad quieren decir pax, la del sepulcro, la de la tortura, la de la indolencia. La que te invita a esperar que el pan y la dignidad caigan del cielo. No es esa mi concepción de ninguna manera.

A Jesús lo veo como fue: echando a latigazos a los mercaderes del templo, lo encuentro en su verdadera dimensión que no era precisamente en un período de paz, sino en momentos en que los romanos la imponían a sangre y fuego. Y los pueblos resistían (hoy les dirían “violentos, negros de mierda)

Lo veo naciendo en un pesebre rodeado de animales, a escondidas, en un ambiente de dominación fue donde abrió los ojos, hijo de una madre no virgen, que ya tenía otros hijos.

Lo escucho diciendo: “… me han enviado para liberar a los oprimidos” o “bienaventurados los pobres…”, o ““¡ay de vosotros los ricos porque en las riquezas tenéis vuestra consolación!”

Veo a Jesús en los marginados, en los oprimidos, no en las iglesias repletas de oro y piedras preciosas. Mucho menos crucificado en la pared de la oficina del asesino, genocida.

Lo veo en los ojos de cada niño con hambre, de cada familia sin trabajo, de cada torturado, de cada encarcelado, de cada rebelde en las calles multiplicando la idea de que todo despojo debe resistirse. En cada cuerpito mutilado por bombas de altísimo poder arrojadas por invasores “humanitarios”.

Veo al Jesús que no ves, porque te transformaron la historia y es mejor esperar el “milagro” que salir a la calle a reclamar lo que te arrebatan los verdaderos violentos, esos que endiosás alejándote de sus enseñanzas reales cada vez que te arrodillás ante los poderes dominantes.

Celebro el nacimiento de un hombre que marcó historia, esa que más de uno no conoce, porque es más fácil ser cordero y mártir que rebelde y combativo.

Al menos así te lo ordenaron, a nosotros, los marxistas, como te dije, nos encanta recorrer la historia y no somos seguidores de la doctrina de la resignación que conlleva, sin ninguna duda, a la indolencia.

Related posts

Arendt contra la historia

Arendt contra la historia

Por Gilberto Lopes Se cumplen 42 años de la muerte de la filósofa alemana Hemos acompañado a Franz Neumann en su análisis de la naturaleza del régimen nazi a partir de sus fundamentos económicos. Para él, el problema político de su época era la naturaleza imperialista del capital...

El Che y su carta a Armando Hart sobre los estudios de filosofía

El Che y su carta a Armando Hart sobre los estudios de filosofía

Por Ernesto Che Guevara Esta carta permite observar el grado de madurez alcanzado por el Che en su búsqueda de una alternativa filosófica e ideológica autónoma Texto publicado el 31 de julio del 2002 Universidad Popular Madres de Plaza de Mayo Nota introductoria de la Cátedra Libre...

Camus: El pensamiento rebelde y la hegemonía liberal

Camus: El pensamiento rebelde y la hegemonía liberal

Por Roberto Breña El autor de 'El extranjero', 'La peste' y 'La caída' se yergue en la actualidad como una de las grandes figuras del siglo XX, no solo en el ámbito intelectual Después de la caída del Muro de Berlín, de la aparición en 1994 de 'El primer hombre' (la novela inacabada...