Porfirio, Ipse Dixit

Para Apiavirtual

Nino Gallegos

Si Porfirio Muñoz Ledo, lo ha dicho, el comportamiento del Presidente con el Ejército, no es más que la contención hasta antes, durante y después del proceso electoral.

Más que una perfilación, una configuración ejecutiva-militar: su ejecución por la contención y retención del poder.

Desde que alguien le pidió perdón a los pobres, no hay nada y nadie a quién pedirle perdón por los muertos, los desaparecidos y los desplazados, porque la gente, los demás, los otros y nosotros estamos ocupados y preocupados por el quinto partido de futbol en el mundial, en lo posible de lo imposible o hacer de lo imposible-posible, por lo que es el Frente por México.

De la distracción mediática a la disuasión fáctica, por las buenas y/o las malas -el fraude- con su resplandor de golpe blando o duro, más que engañado -enganchado- a la gente, los demás, los otros y nosotros con el voto a trasmano y proactivo digital (en y desde) las democráticas redes sociales.

Contra lo que sea y quienes sean, el Estado fallido, regresará por sus fueros y sus fierros, por más exagerado que se lea, en las mantas y en los puentes peatonales de los colgados, viniéndose las masacres desde dónde y hasta cuándo que, a ríos revueltos y sanguinolentos, ganancias de los militares y los narcos-sicarios, en lo que la vida de unos, los otros, la gente, los demás y nosotros.

A casi doce años con la docena trágica del presidencialismo, el anticipado borrón y cuenta nueva, el año de Hidalgo por si a alguien se le olvidó algo, por lo menos una huella, por lo más un peso y su cambio, pero nada y nadie nos dimos por enterados, a sabida cuenta , anticipada y disipada en el 2018.

En lo que hacemos y deshacemos, en el país de las sombras espectrales, el Facebook-YouTube-Selfie, de la gente, los demás, los otros y nosotros, tan indiferentes y tan indolentes a las causas primeras, intermedias y últimas protagonizamos contra lo que sea y quienes sean –la intervención en la negación y la negación en la afirmación: somos lo que no somos.

Origen, pertenencia e identidad en alto contraste y al traste, como si naciéramos en cada sexenio, y cuando llegamos generacionalmente a la mayoría de edad, votamos libremente en secreto y universalmente para reelegir, otra vez, lo mismo y los mismos de siempre.

Cuando se entra en el debate político, por inexistente, la dialéctica social debería estar sujeta a los actos por los hechos sobre la marcha que ha sido pensada con las palabras ajustadas a la realidad social, donde ninguna ilusión de nada, de nadie y de alguien sean el contratiempo y el desviamiento de la convicción, en lo que la conveniencia debe dejarse de lado, refortaleciéndose con la animación sociocultural contra la animadversión política-económica y la maquinaria publipropagandística.

La dialéctica social es su catadura, su andadura y su armadura: imaginemos críticamente a un Quijote contra los molinos de viento y contra los medios con sus fines políticos-gobernantes, empresariales, intelectuales, militares y narcos-sicarios:

Cuando lo mediático suena a democrático es porque lo fascista suena a fáctico.

De Vecinos distantes (1985) a ¿Cambiará México Ahora? (2000), de Alan Riding, se extrae lo siguiente: “Algo revolucionario ocurrió el 2 de julio del 2000, por primera vez en su historia, los mexicanos asumieron el control de su destino. Puede que tenga que transcurrir cierto tiempo antes de que reconozcan el hecho, pero ahora están ante una verdad ineludible: solamente ellos podrán cambiar a México.”

Lo supimos, y no lo hicimos, postergándonos, con la imbecilidad de un presidente, la criminalidad de otro presidente y la impunidad de otro presidente más, pero alguien más hubiera dicho: qué bueno que no lo hicimos, sino en la que nos hubiéramos metido, aunque estamos metidos-hasta-adentro desde cuándo y hasta cuándo, y si a los dieciocho años del siglo xxi le sumamos los últimos treinta años del siglo xx, el progreso y la modernidad, la economía mixta y la economía de mercado, nos hicieron superarnos con el nacionalismo revolucionario y llegar al capitalismo de lujo y funeral, siendo el país de las sombras espectrales que somos.

Y que Porfirio hay dicho lo que dijo, y reconsiderando de que lo imposible-es-posible, cualquier golpe de donde nos venga, blando y/o duro, no nos vendrá tan perdido o tan encontrado nomás porque sí, porque si nos encomendamos a quienes siempre nos hemos encomendado, desde los años setenta, así como había dictaduras militares, existía una dictadura casiperfecta con una guerra sucia y un guerra de baja intensidad hasta que se dispararon las armas contra las drogas, generándose la madre de todas las batallas cada día, cada muerto, cada mediodía, cada desaparecido, cada tarde, cada desplazado, procurando, estratégica y tácticamente en las sombras y en las luces de la noche que, la Ley de Seguridad Interior, pasé de las pesadillas reales a la realidad social.

He aquí el proceso real social: reimpulsar y redisimular la democracia, readentrar y reperpetrar el militarismo a todo modo-recetado a cuenta gotas de más sangre con fuego que, no habiendo la necesidad de parar la violencia y el crimen, la corrupción y la impunidad, el que llegue a Presidente, tendrá que revolver a renegociar para refortalecer el Estado, reestabilizar el Estado de Derecho con la revictimización y la recriminalización de los Derechos Humanos mediante los mediático, lo fáctico y lo virtual: nuestra realidad política, económica, social y cultural es que no habrá más remedios que los remiendos como los sastres militares a la casaca militar con sus galones de pólvora y fuego, tal vez sí o quizás no, una ilusión maquínica que nos retrotraiga o nos retroproyecte a los escenarios donde una vez el país de las doradas manzanas al sol o el país de la sombras espectrales.

Nada, nadie y alguien deseamos lo anterior, pero resulta que está sucediendo en lo posterior, por siempre.

Related posts

Qué significa tomar los medios de producción

Qué significa tomar los medios de producción

Miguel Alejandro Hayes Martinez El modo de producción, es el concepto que recoge la forma específica en que el hombre produce su realidad (sentido muy amplio). Este tipo de lógica es aplicable a toda la naturaleza, pero solo se utilizó en Marx (a partir de Hegel) y se empleó a la sociedad...

El racismo como ADN de la humanidad

El racismo como ADN de la humanidad

Para Apiavirtual Ilka Oliva Corado. Cada vez que sale a la luz un video de violencia policial estadounidense contra los afro descendientes, la noticia se propaga como pólvora y le da la vuelta al mundo. Entonces comienzan las etiquetas en las redes sociales con repudio y doble moral. Pero vivo...

Sacerdote de la liberación recibirá en Perú al Papa Francisco

Sacerdote de la liberación recibirá en Perú al Papa Francisco

Para Apiavirtual Por Sergio Ferrari   La visita al proyecto socio- pastoral del religioso suizo Xavier Arbex en Puerto Maldonado, Perú, hace parte de la agenda del Papa Francisco en su viaje en la tercera semana de enero. Xavier, formador, miembro y capellán de Frères Sans Frontières (hoy...