¿Cómo desarrolla Marx la tesis de que el valor depende exclusivamente de la cantidad de trabajo incorporada en la mercancía?

El libro que utilizaré de referencia es de Eugen Von Böhm-Bawerk titulado La conclusión del sistema marxiano. En concreto someteré a crítica detallada el capítulo IV titulado El error del sistema marxiano. Sus orígenes y ramificaciones. La primera cita viene después que Böhm-Bawerk se formule la pregunta que encabeza este trabajo: “¿Cómo desarrolla Marx la tesis de que el valor depende exclusivamente de la cantidad de trabajo incorporada en la mercancía?” Esta es la primera respuesta de Böhm-Bawerk: “Comencemos con una pregunta que nos conduce inmediatamente al núcleo de la cuestión: ¿Por qué caminos llegó Marx a la tesis fundamental de su teoría, esto es, a la tesis de que todo el valor se basa única y exclusivamente en la cantidad de trabajo incorporada a la mercancía? No hay duda de que esta tesis no es en absoluto un axioma tan obvio que haga superflua cualquier prueba. Valor y esfuerzo, como ya expuse en otro lugar, no son en modo alguno dos conceptos tan emparentados que susciten inmediatamente la idea de que el esfuerzo constituye la causa del valor. Que alguien se esfuerce en conseguir una cosa es un hecho y el que esa cosa valga la pena que ha costado adquirirla, otro hecho distinto; la experiencia diaria se encarga de demostrar que ambos hechos no coinciden, sin que acerca de esto pueda existir la menor duda. De ello tenemos una prueba en los innumerables esfuerzos estériles que diariamente se realizan por falta de precisión técnica, por error de cálculo o, simplemente, por falta de fortuna. Y son también bastante numerosos los casos de lo contrario, los casos en que un pequeño esfuerzo corresponde un alto valor”.Böhm-Bawerk cuando habla de lo que dice Marx emplea su propio lenguaje y no el que Marx empleó. De este modo provoca cambios semánticos decisivos bajo el punto de vista conceptual. No procede en este sentido con precisión y rigor. El concepto de valor en Marx tiene muchos lados y muchas interrelaciones, mientras que Böhm-Bawerk utiliza el concepto de valor que supuestamente es de Marx como una caja cerrada y con unos contenidos en parte pobres y en parte imprecisos. Escuchemos a Marx casi al inicio de El Capital: “Un valor de uso o un bien solo tiene valor porque se ha objetivado o materializado en él trabajo humano abstracto. ¿Cómo medir entonces la magnitud de su valor? Mediante la cantidad de trabajo contenida en él. A su vez, la cantidad de trabajo se mide por su duración”. Así que Marx, como sostiene Böhm-Bawerk, no dice que el trabajo sea la causa del valor, sino que un valor de uso tiene valor porque en él se ha gastado fuerza de trabajo humana sin tener en cuenta la forma de su gasto (trabajo humano abstracto). Resulta aquí decisivo no solo hablar del valor sino de su magnitud, del tiempo de trabajo. Y a este respecto dice Marx: “La magnitud del valor de una mercancía se mantendría constante si fuese constante el tiempo de trabajo requerido para su producción. Pero este último varía con cada cambio de la fuerza productiva. La fuerza productiva del trabajo viene determinada por múltiples circunstancias, y, entre otras, por el grado medio de destreza de los trabajadores, del grado de desarrollo de la ciencia y su aplicación tecnológica, por la combinación social del proceso de producción, por la amplitud y eficacia de los medios de producción, y por las condiciones naturales”.

Como se ve, Marx no afirmó que el valor depende del “trabajo” a secas, sino que la cantidad de trabajo, esto es, la cantidad o magnitud de valor, depende de la fuerza productiva del trabajo. Y a esta a su vez depende, como hemos podido leer, de muchas circunstancias. Así que cuando Böhm-Bawerk traduce a Marx a su propio lenguaje, no dice la verdad o no dice todo lo que dijo Marx. De hecho Marx, después de formular las ideas citadas, hace las siguientes afirmaciones: “La misma cantidad de trabajo está representada, por ejemplo, por 8 bushel de trigo en una estación favorable, y por solo 4 en una estación desfavorable. La misma cantidad de trabajo produce más metales en minas más ricas que en pobres, etc.” Es evidente, por lo tanto, que Böhm-Bawerk utiliza una treta lingüística para empobrecer y restarle robustez teórica al pensamiento de Marx.

Vayamos ahora a la otra idea de Böhm-Bauerk cuando habla del esfuerzo (“fuerza de trabajo” en leguaje de Marx) como algo que necesariamente no coincide con el valor: “Que alguien se esfuerce en conseguir una cosa es un hecho y el que esa cosa valga la pena que ha costado adquirirla, otro hecho distinto; la experiencia diaria se encarga de demostrar que ambos hechos no coinciden, sin que acerca de esto pueda existir la menor duda”. A este propósito dice Marx: “Podría parecer que si el valor de una mercancía viene determinado por la cantidad de trabajo gastada en su producción, cuánto más holgazán y menos diestro sea un hombre, tanto más valiosa será su mercancía, puesto que tanto más tiempo consume en su elaboración. Pero el trabajo que constituye la sustancia de los valores es trabajo humano igual,… Tiempo de trabajo socialmente necesario es el tiempo de trabajo requerido para representar cualquier valor de uso con las existentes condiciones de producción socialmente normales y el grado medio de habilidad e intensidad de trabajo”. Por lo tanto, Marx no afirma que cualquier esfuerzo crea valor. Lo que dice estrictamente es esto otro: si el productor no hace el esfuerzo de acuerdo con las condiciones medias, su esfuerzo será inútil. Y si es inútil, el producto de su trabajo carecerá de valor. Así que la contradicción que Böhm-Bawerk atribuye al pensamiento de Marx no es cierta. Se la ha inventado el economista austriaco.

Después de decir algunas vaguedades y afirmar que Marx no verifica sus hipótesis con la experiencia, en la página 106 formula la siguiente sentencia muy sonora pero igualmente muy poco rigurosa: “Al contrario, como revelan las argumentaciones de su tercer volumen, sabe perfectamente cómo se comportan los datos empíricos, y sabe también que son contrarios a su tesis. Sabe que los precios de las mercancías no están en relación con la cantidad de trabajo en ellas incorporados, sino que se fijan de acuerdo con los costes totales de producción, que comprenden también otros elementos”. Los precios de las mercancías según Marx se componen de tres partes del valor: capital constante, capital variable y plusvalía. La pregunta ahora sería: ¿Hay algún coste de producción que no represente capital constante, capital variable o plusvalía? La respuesta es no. Dentro de los costes de producción encontramos los gastos de maquinaria, instalaciones, electricidad y materia prima, que representan la parte del valor que denominamos capital constante, están los salarios que representan el capital variables, y están los intereses, los impuestos y los beneficios que representan plusvalía. Y una parte del alquiler, la amortización del inmueble representa capital constante, y la otra parte, la renta del suelo, representa plusvalor. Luego no encontramos nada en los costes de producción que no sea valor. La única diferencia es que una parte del valor, el capital constante, representa trabajo pasado, y el capital variable y la plusvalía representan trabajo nuevo. Luego afirmar que los precios de las mercancías se fijan de acuerdo con los costes de producción es lo mismo que afirmar que los precios de las mercancías se fijan de acuerdo con su valor. De manera que la contradicción que nos anuncia Böhm-Bawerk que se da en el pensamiento de Marx no existe, es pura treta del economista austriaco. Aquí de todos modos es necesario advertir una diferencia importante en el ámbito terminológico: cuando hablamos de costos de producción, estamos empleando un término neutro respecto a la forma económico social de producción de la riqueza, que puede emplearse para la forma esclavista, feudal, capitalista y socialista; mientras que cuando empleamos los términos de capital constante, capital variable y plusvalía, estamos empleado términos que nos anuncia que la forma económico social de la producción de riqueza es la capitalista.

También nos advierte Böhm-Bawerk que Marx pudo recurrir al método psicológico para determinar los precios y de la que la economía convencional es todo un ejemplo. Esto hay que tomárselo muy poco en serio. Recientemente estamos saliendo de una crisis económica que ha causado muchos males sociales. Y se ha producido porque los precios de las viviendas crecieron tan exageradamente que constituyó una burbuja que terminó explotando. Los precios se desplomaron y provocó una enorme quiebra bancaria, cuyas pérdidas terminó asumiendo el Estado. Y a este respecto la sapiencia psicológica de la economía convencional no ayudó para nada. Así que no podemos tomarnos en serio que el método psicológico para determinar los precios que pone en práctica la economía convencional tenga certeza y validez científicas.

Como podrá haber observado el lector, el pensamiento crítico de Böhm-Bawerk es muy débil, muy vago, muy aparente, con poca sustancia. Aporta muy poco. Es un pensamiento que bajo el punto de vista conceptual y bajo el punto de vista de la profundidad está muy por debajo del pensamiento de Marx. Mucho ruido y pocas nueces.

Blog del autor: https://fcoumpierrezblogspotcom.blogspot.com.es/

Related posts

Proceso y tendencias de la globalización capitalista

Proceso y tendencias de la globalización capitalista

Por Ruy Mauro Marini El proceso mundial al que ingresamos a partir de la década de los '80, globalización, se caracteriza por la superación progresiva de las fronteras nacionales Eso en el marco del mercado mundial, en lo que se refiere a las estructuras de producción, circulación y...

El papel del valor en “El Capital”

El papel del valor en "El Capital"

Miguel Alejandro Hayes Martínez Muchos han sido los textos que se han escrito sobre el valor. Son tantos, que a pesar de haber leído un buen número de ellos, siento que aún no tengo una muestra suficiente y que en muy pocos he encontrado explicaciones que me convenzan. Por eso comencé mis...

La hidra capitalista genera sus propias crisis

La hidra capitalista genera sus propias crisis

Legna Woodlan El salto   Acusamos con frecuencia al capitalismo de vivir a base de sus propias crisis. Decimos que las necesita para autorregenerarse y sobrevivir. Y debe de ser cierto, no lo sé, nunca fui marxista, ni economista, ni capitalista. Así que sólo hablo como...